El NSE está altamente correlacionado con el nivel de ingreso; sin embargo el concepto de NSE integra en su medición dimensiones de la calidad de vida más amplias que sólo el bienestar económico determinado por el ingreso. Por ejemplo, si un hogar tiene alguna modificación en los ingresos que reciben sus miembros, el hogar no necesariamente cambia su NSE, debido a que las variables usadas para la medición del NSE son más perdurables o constantes a lo largo del tiempo que el nivel de ingreso.