Las estimaciones que realiza la AMAI respecto del NSE se llevan a cabo tomando como unidad de análisis a los hogares, no a las personas, y la definición de este concepto está fundamentada en las capacidades y necesidades satisfechas del hogar, por lo que el NSE resultante lo comparten todos los miembros que lo habitan.